PLAY NOW

¡Películas! ¡Videojuegos! ¡Más películas! (Análisis y cosas así)

UN MONSTRUO VIENE A VERME

a-monster-calls-1

A veces, la mejor forma de hablar de algo es no mencionarlo. Es un tema en el que insisto muy a menudo porque voy al cine y, con más frecuencia de la que me gustaría, me encuentro con películas que dudan sobre la capacidad del espectador, que dudan de sí mismas como dispositivo narrativo. El cine puede ser un sermón, pero también puede ser un debate o incluso una pregunta abierta. El espectador puede ser alguien que se sienta en la butaca a ver y oír, pero también puede ser un actor más, la parte central del proceso narrativo.

A Juan Antonio Bayona, director de Un monstruo viene a verme, parece gustarle más el espectador pasivo que el activo. Sus anteriores películas, El orfanato Lo imposible, ya mostraban una concepción más clásica, en la que el discurso (en el caso de Bayona, casi siempre emocional) está totalmente cerrado y el espectador solo tiene que sentarse y disfrutar. Un monstruo viene a verme no es diferente.

Bayona nos cuenta aquí la historia de un niño, Conor, que sueña con un monstruo que le ayuda a enfrentarse a la enfermedad de su madre. Es una historia clásica, la del personaje que sufre un proceso de transformación para ser capaz de afrontar la perdida de un ser querido. En este caso, el proceso de transformación se lleva a cabo a través de tres historias que el monstruo le cuenta a Conor, más una cuarta que el niño debe contar.

_MG_5971.CR2

Cuando la película se adentra en dos de esas historias, lo hace cambiando a una animación digital que trata de remitir a los dibujos que el propio Conor hace. La planificación en estos segmentos, llena de largos movimientos y complejas transiciones, difiere enormemente de la cámara en mano usada en buena parte de las partes ancladas en la realidad. Hay un intento consciente por parte de Bayona de separar ambos mundos a nivel visual, como ya hiciera Peter Jackson en Criaturas celestiales antes que él, pero el resultado es mucho menos satisfactorio. Mientras la puesta en escena en las partes de realidad resulta un tanto plana, más preocupada por mostrar todo de forma muy clara que en adentrarse en las turbulencias emocionales del protagonista, los segmentos de animación fracasan notablemente. La compleja planificación y la estética digital recuerdan más a un anuncio que a lo que sería la sencilla, emocional e imperfecta imaginación de un niño.

De hecho, imperfección es precisamente lo que le falta a la puesta en escena de Un monstruo viene a verme, imperfección entendida como signo de vida. Todo se siente medido y calculado hasta la extenuación. Cuando Conor se queja de que su abuela, con la que probablemente tenga que ir a vivir cuando su madre muera, tiene una casa de abuela, llena de cosas que solo se pueden mirar, pero no tocar, no pude evitar pensar que, visualmente, la película era igual. No hay nada infantil ni imaginativo en su puesta en escena, es, una vez más, una historia sobre un niño contada por un adulto.

a-monster-calls-4

Esta perfección superficial es una constante de las películas de Bayona, pero no es el único problema de Un monstruo viene a verme. El guion tiene problemas para desarrollar la historia y a sus personajes de formas interesantes, recurriendo a gastados mecanismos melodramáticos para rellenar metraje. Mientras la historia con el padre ausente, aunque un tanto irrelevante, sirve al menos para explicar el vínculo tan fuerte de Conor con su madre, toda la subtrama del bullying no es más que un añadido barato, un tópico que no aporta nada aparte de manipulación emocional.

Pero es en los diálogos donde encontramos el mayor defecto de la película. Al igual que la música, los diálogos solo sirven para subrayar lo que ya estamos viendo, sin añadir nada nuevo, ni matices ni contrastes. Y así volvemos a lo que comentaba anterior, el gran pecado de Un monstruo viene a verme: su falta de fe en el espectador.

Me vienen a la mente tres claros referentes de esta película: E.T.El gigante de hierro Mi vecino Totoro. Las tres tratan los temas de la perdida y la fantasía como herramienta curativa, y las tres lo hacen manteniendo lo perdido en segundo plano, casi sin mencionarlo. Saben que no es necesario hacerlo evidente, porque todos hemos estado ahí: todos hemos sido niños, todos hemos vivido, de una forma u otra, un primer contacto con la perdida que nos ha marcado. Todos hemos deseado en algún momento que las cosas volvieran a ser como eran antes y hemos sentido el miedo de entrar en la madurez.

Bayona y el guionista Patrick Ness, sin embargo, optan por hacerlo todo evidente, por que sus personajes digan exactamente lo que están sintiendo, evidenciando cada emoción hasta que no podemos empatizar con ellos de forma individual. El espectador de Un monstruo viene a verme solo tiene dos opciones: llorar o no llorar.

 

Anuncios

5 comentarios el “UN MONSTRUO VIENE A VERME

  1. deparki
    26/10/2016

    Buena crítica! Coincidimos en muchas cosas 🙂
    A ver si pronto subo yo la crítica.
    Nos leemos (;

  2. Reno (@Ralbarn)
    26/10/2016

    Me has chafado, Pablo, porque precisamente esperaba de esta película una visión más de niño que de adulto sobre algo tan dramático…

    • elarchaeon
      26/10/2016

      Pues no deje que te chafe, esto es algo muy personal, puede que tú veas algo que yo me he perdido.

  3. joscarlosgmez
    27/10/2016

    Es Bayona, viendo su historial de peliculas porno-emocionales deberia haber sido mas honesto y haberla titulado “Un monstruo viene a verme llorar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26/10/2016 por en Cine y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de email para recibir una notificación cada vez que se publique una entrada nueva.

A %d blogueros les gusta esto: