PLAY NOW

¡Películas! ¡Videojuegos! ¡Más películas! (Análisis y cosas así)

SILENCIO

silencio-2

En pleno siglo XVII, viajar de Portugal a Japón era una empresa de varios, muchos, meses. A pesar de eso, dos jóvenes jesuitas, más fervorosos que experimentados, deciden embarcarse en semejante odisea para encontrar a su antiguo mentor, otro jesuita, desaparecido durante la persecución a los cristianos iniciada por el shogunato. Y también, si es posible, para continuar su labor evangelizadora.

Este es el punto de partida de Silencio, la nueva película de Martin Scorsese, adaptación de una novela de Shusaku Endo. Tras veinte años de trabajo, Scorsese ha podido finalmente llevar a cabo un proyecto que, por una razón u otra, se ha ido posponiendo de forma incesante. Andrew Garfield, Adam Driver y Liam Neeson se reparten los papeles principales, reemplazando al reparto previsto en 2009 (Daniel Day-Lewis, Benicio del Toro y Gael García Bernal).

Los dos jóvenes jesuitas alcanzan Japón y, en pocas horas, se dan cuenta de lo poco que saben, de lo poco preparados que están para enfrentarse a un país y una cultura tan extraordinariamente diferentes a la suya. Lo único que tienen es la fe. Así, acaban siendo acogidos en una aldea de pescadores llena de cristianos. Durante semanas, los jesuitas viven entre ellos, compartiendo su fervor, pero también su terror a ser descubiertos por el shogunato. El cristianismo sigue estando prohibido en Japón, y el precio a pagar es el martirio o la apostasía.

Silencio es una película llena de grandes ideas: la religión como acto de comunicación en el marco de una cultura radicalmente diferente; la resistencia silenciosa; la duda; el valor de la fe; la fantasía del martirio como forma de egolatría, Oriente y Occidente…Es evidente que Scorsese ha reflexionado mucho sobre el tema, y esas ideas se transforman en grandes secuencias a lo largo de la película (como la conversación entre Garfield y Neeson o el martirio de las cruces en el mar). Grandes momentos en un conjunto desequilibrado. 

silencio-1

Finalmente, las fuerzas inquisitoriales del shogunato acaban por fijarse en la aldea donde se esconden los dos portugueses. A los aldeanos se les presenta una imagen cristiana y una elección: pueden pisar la imagen, rechazando de facto su religión, o morir de forma atroz. La aldea se convierte en un erial en el que algunos han muerto y otros huyen, mientras los dos jesuitas, escondidos, empiezan a comprender que son como ángeles de la muerte: allí donde posen la mirada, atraerán la desgracia.

En Silencio, por cada gran idea encontramos una reiteración de esa idea, lo que dispara el metraje de forma injustificada y lastra el ritmo. Es posible que esas secuencias reiterativas tuvieran, en la cabeza de Scorsese, matices diferentes que las justificasen, pero esos posibles matices no llegan a la pantalla, en buena medida, por un problema combinado de guion e interpretación. Mientras Adam Driver hace lo que puede con un personaje que solo existe con el propósito de azuzar en una dirección u otra al de Garfield, este anula cualquier posible matiz. A pesar de sus evidentes esfuerzos, su registro en Silencio se reduce a dos emociones: duda y dolor. Demasiada complejidad para una aproximación tan simple.

Sin aliados de ningún tipo, desconocedores de la cultura y el idioma, los dos jesuitas vagan sin rumbo, pero siempre escondidos, hasta que acaban siendo capturados. A partir de ese momento, son ellos los que deben decidir: apostasía o martirio. Solo que, en este caso, el martirio no es solo personal. Si no reniegan de la fe cristiana, otros pagaran por ello.

Además, Scorsese toma una serie de decisiones discutibles que echan por tierra los logros obtenidos. Para empezar, el recurso de que casi todos los japoneses con los que los jesuitas se encuentran hablen un inglés bastante correcto, aunque asumible como convención para poder entender la historia, cierra la puerta a trabajar a fondo con una idea con la que la película juguetea: las dificultades de comunicación. Pero, si el lenguaje es una oportunidad perdida, la aparición de los primero japoneses no-cristianos introduce la primera decisión totalmente cuestionable de Scorsese. El inquisidor y su traductor se nos presentan como villanos de opereta, el primero lleno de tics simiescos, el segundo con una perenne sonrisa que hiela la sangre. Son villanos de James Bond en una película que, hasta la mitad del metraje, parecía pelear por observar más que juzgar. A partir de ese momento, la neutralidad (que permitía comprender toda la complejidad de la situación) se va deteriorando en favor de una toma de partido en la que Scorsese se deja llevar por su respeto a la supervivencia de la fe silenciosa de los protagonistas. La película cierra con una dedicatoria en créditos a esos misioneros.

silencio-4

Las dudas asaltan a los jesuitas. Si reniegan de su fe, salvarán vidas. Si no lo hacen, respetarán lo que ha sido el centro de su existencia. ¿O no? ¿Se puede ser fiel a uno mismo en silencio? ¿La fe es algo personal o algo público? 

Respeto a Scorsese por haber peleado durante tantos años por llevar a cabo su ansiado proyecto, por dejarse llevar por la pasión que este le generaba. Lo que encuentro menos respetable es que, en una película que gira en torno a la duda y a la verdadera dimensión de la espiritualidad, haya acabado optando por eliminar esa duda. Algunas situaciones son tan complejas que no se puede tomar partido de forma pasional, porque lo único que se consigue es destruir esa complejidad.

Pablo López


SILENCIO (SILENCE, E.E.U.U, 2016)

Director: Martin Scorsese/ Guion: Jay Cocks y Martin Scorsese, basado en la novela de Shusaku Endo/ Montaje: Thelma Schoonmaker/ Fotografía: Rodrigo Prieto/ Diseño de producción: Dante Ferretti/ Música: Kathryn Kluge y Kim Allen Kluge/ Producción: Irwin Winkler, Vittorio Cecchi Gori, Barbara De Fina, Randall Emmett, David Lee, Gaston Pavlovich, Martin Scorsese y Emma Tillinger-Koskoff/ Reparto: Andrew Garfield, Adam Driver, Liam Neeson, Tadanobu Asano, Ciaran Hinds, Issay Ogata, Shinya Tsukamoto, Yosuke Kubozuka…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19/01/2017 por en Cine y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de email para recibir una notificación cada vez que se publique una entrada nueva.

A %d blogueros les gusta esto: