PLAY NOW

¡Películas! ¡Videojuegos! ¡Más películas! (Análisis y cosas así)

LA LA LAND

Cuando tenía quince años me puse a escribir un guion. Tarde tras tarde, empezaba con el bocadillo de la merienda y terminaba con los primeros compases del Telediario. Había un videojuego que me había dejado fascinado, y sentí la necesidad de convertirlo en una película épica de presupuesto extravagante. Línea tras línea, sin plantearme porque lo hacía, disfrutando del simple hecho de escribir, hasta que termine con un mamotreto de 150 páginas y cierta sensación de orgullo. Metí aquel tocho en un cajón y continué con mi vida.

Años mas tarde, caminaba por la calle, escuchando música en un primitivo reproductor de mp3, cuando comenzó a sonar una pista de aquel videojuego que me había fascinado. De repente, mi mente comenzó a viajar a los compases de la música. Secuencia tras secuencia, con una vividez que ni siquiera la realidad tiene siempre, una película desfiló ante mis ojos. Era mi guión, rodado y montado con una calidad y un talento inigualables. Cuando los cuatro minutos de música terminaron, aplaudí por dentro y continué con mi vida. Igual que antes, pero, de alguna forma, mejor.

Ahora sé que ese guion jamás se rodará. No porque sea malo (que lo es), ni porque sea caro (que también), sencillamente porque yo he cambiado y él no. Es un sueño de mi adolescencia que he dejado atrás. Sin embargo, siempre recordaré con excitación aquel momento en el que mi cerebro fue capaz de convertir cuatro minutos de música y un mecánico paseo por Madrid en la mejor película fantástica jamás hecha.

Y eso nos lleva hasta La La Land, la nueva película de Damien Chazelle (Whiplash). Un musical que consigue, a pesar de todas sus imperfecciones, transmitir lo mismo que ese paseo. Una idea tan sencilla, tan evidente, que sorprende que la olvidemos con tanta frecuencia: soñar es placentero. No porque vayamos a conseguir nuestros sueños si peleamos lo suficiente, ni porque nuestros sueños nos definan. Soñar es un placer en sí mismo. Son palabras parecidas a “Te quiero”: si las decimos demasiado, se resquebrajan… pero si no lo hacemos nunca, se mueren. Cineastas del mundo, no os importe lo que digan los cínicos. Hacednos soñar.

Pablo López


LA LA LAND (E.E.U.U, 2016)

Director: Damien Chazelle/ Guion: Damien Chazelle/ Montaje: Tom Cross/ Fotografía: Linus Sandgren/ Diseño de producción: David Wasco/ Música: Justin Hurwitz/ Producción: Fred Berger, Gary Gilbert, Jordan Horowitz, Marc Platt/ Reparto: Emma Stone, Ryan Gosling, Rosemarie DeWitt, Jason Fuchs, J. K. Simmons…

Anuncios

4 comentarios el “LA LA LAND

  1. zerogrrl
    20/01/2017

    Hasta me la redimes un poco por tu lectura de soñar por soñar, cuando lo que me hizo saltar las lágrimas es lo irresponsable que este señor que lo ha petado nos venga a cantar que si lo luchas mucho al final pasa.

    • elarchaeon
      20/01/2017

      Pero los personajes pagan un precio, de verdad que no creo que la cosa vaya de alcanzar el éxito, si no de disfrutar del viaje.

      • Anónimo
        20/01/2017

        Mmmmmm ¿crees que lo disfrutan?

      • elarchaeon
        20/01/2017

        A ratos sí, a ratos no, pero esa idea no es para los personajes (que lo comprenden justo en los últimos planos), es para los espectadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 20/01/2017 por en Cine y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de email para recibir una notificación cada vez que se publique una entrada nueva.

A %d blogueros les gusta esto: