PLAY NOW

¡Películas! ¡Videojuegos! ¡Más películas! (Análisis y cosas así)

SHIN GODZILLA

shin-godzilla-5

En Japón bajo el terror del monstruo (Ishiro Honda, 1954), la lucha de todo un país contra el todopoderoso Godzilla servía como forma de exorcizar los miedos de una nación herida por la bomba nuclear. Los japoneses respondieron de forma entusiasta a una película que, a través de un protagonismo coral, les permitía convertirse en participantes. A partir de ahí, el monstruo ha tenido una larga vida en la pantalla, evolucionando a la par que Japón a lo largo de infinidad de películas, cómics, novelas, series y videojuegos.

En 1998, la industria de Hollywood (que ya había occidentalizado la película original para su estreno en E.E.U.U.) decidió que el monstruo ya era un icono universal y planteó su propia versión, donde el director Roland Emmerich vinculaba el retorno de la bestia a las pruebas nucleares francesas en el Pacífico, quitando así la responsabilidad de manos estadounidenses. Menos de dos décadas después, la operación se repitió con Godzilla (Gareth Edwards, 2014), pero en este caso no había responsabilidad posible. En la película de Edwards, el ser humano es una criatura insignificante que depende de una entidad superior para sobrevivir al ataque de dos terribles monstruos. Así, Godzilla se convertía en misterioso aliado de la humanidad (algo que ya había ocurrido, por cierto, décadas antes en varias de las películas japonesas).

Y así llegamos hasta Shin Godzilla, la película con la que la Toho confía en relanzar la franquicia, con Hideaki Anno (famoso por dirigir la serie y las películas de Evangelion) y su habitual colaborador Shinji Higuchi al frente de esta superproducción íntegramente japonesa. Ambos recuperan la idea del protagonismo coral, mostrando a la burocracia nipona buscando desesperadamente una forma de enfrentarse al indestructible monstruo radioactivo. Aunque la mano estadounidense permanece como trasfondo, desde los primeros minutos se perciben ecos de la tragedia de Fukushima en 2011 y las dificultades del aparato político y gubernamental japonés para enfrentarse a una catástrofe de tal magnitud.

shin-godzilla-2

Es importante recalcar aquí lo intrínsecamente japonés de Shin Godzilla. Aparte de esa coralidad (en un país que tiende a valorar el interés común por encima del individual, al menos de forma pública), esas dificultades a las que hacía referencia provienen de algo inequívocamente nipón: una incapacidad casi genética para reconocer datos negativos o que puedan contradecir a una autoridad superior. Así, los personajes de la película se enfrentan, por un lado, a una amenaza insólita, pero sobre todo a problemas de comunicación y toma de decisiones que son consustanciales a su forma de entender el mundo. El guion, escrito por el propio Hideaki Anno, gira en torno a esos problemas incluso más que alrededor del monstruo en sí, lo que convierte al film en una suerte de retrato de la clase política y burocrática con Godzilla como telón de fondo, a medio camino entre la sátira y el cine de catástrofes.

Esto, que puede sonar poco atractivo para aquellos que busquen una sencilla orgía de destrucción, acaba resultando mucho más fascinante que casi cualquier otra aproximación anterior al monstruo gracias al trabajo de puesta en escena de Anno. Con una fluidez y falta de límites que parece más propia de la animación, su cámara salta de un formato a otro, aplastando a los personajes en planos cortos sin profundidad de campo o difuminándolos en enormes planos de conjunto, jugando siempre al contraste con inesperadas composiciones y planos de agresiva frontalidad. Este dispositivo consigue generar una poderosa sensación de caos y urgencia en la que los personajes luchan por permanecer a flote, recuperando mucho de la excéntrica Love & Pop (1998), su primera película en imagen real, pero, sobre todo, lo mejor de las versiones recientes de Evangelion. De hecho, Shin Godzilla recuerda a estas poderosamente, con su primacía del trabajo en equipo por encima del héroe individual, las referencias religiosas y su desconfianza ante la clase política. 

shin-godzilla-3

Con lo impresionante que resulta la película durante gran parte de su metraje, es una verdadera pena que Anno la remate de forma tan discutible. Por un lado, cediendo al referencialismo más posmoderno: como ejemplo, gran parte de la música se compone de revisiones de un tema de Evangelion y otros directamente extraídos de la composición de Akira Ifukube para Japón bajo el terror del monstruo, lo que resulta interesante hasta que acaba por generar una distancia tan incomprensible como molesta, particularmente en el clímax. Por otro, renunciando a la complejidad y al mordiente que abunda en los dos primeros tercios para entregarse a un positivismo en el que Japón se une para derrotar al monstruo, lo que de base no tiene nada malo pero que resulta un poco contradictorio con todo lo mostrado anteriormente, casi como si hubieran tenido problemas para encontrar un final que se ajustase a lo construido y hubieran optado por la opción más obvia y fácil. Pero, y esto es lo más importante, por un puro defecto de guion: sencillamente, lo más interesante de la película se concentra en los primeros 90 minutos, hasta que el monstruo se detiene, y la película con él, para rematar con un clímax que resulta un tanto ridículo y carente del aplastante ritmo presente hasta ahí.

shin-godzilla-4

Shin Godzilla sobrevive a sus defectos, pero el peso de no saber cerrar la película a la altura del resto es importante. Un título que podría, sin problemas, estar a la altura de lo mejor de Anno (Evangelion 2.0, por ejemplo), se queda un tanto cojo y deja un regusto amargo. Sería injusto juzgar toda la película por sus últimos treinta minutos, pero también lo sería ignorarlos. Con todo, también sería injusto no reconocer que Hideaki Anno y su equipo han construido la que podría ser la película de Godzilla más interesante desde 1954. Y eso no es poca cosa. 

Pablo López


SHIN GODZILLA (JAPÓN, 2016)

Dirección: Hideaki Anno y Shinji Higuchi/ Guion: Hideaki Anno/ Montaje: Hideaki Anno y Atsuki Sato/ Fotografía: Kosuke Yamada/ Dirección de arte: Yuji Hayashida y Eri Sakushima/ Música: Shiro Sagisu/ Producción: Yoshihiro Sato, Masaya Shibusawa, Taichi Ueda y Kazutoshi Wadakura/ Reparto: Hiroki Hasegawa, Yutaka Takenouchi, Satomi Ishihara, Ren Ohsugi…

.

Anuncios

Un comentario el “SHIN GODZILLA

  1. joscarlosgmez
    22/03/2017

    A la falta de ver la pelicula con subtitulos en ingles, ya que el japones politico y burocratico que se usa en la pelicula les cuesta hasta a los propios japoneses, estoy bastante de acuerdo contigo en cuanto al ritmo de la pelicula. Aunque el plano final si me parece muy interante y una nueva aportacion al universo Gojira. Llevas razon en cuanto a la semejanza estilistica con “Love and pop” Este Anno lo mismo te planta un gran angular en el fondo de una cesta que bajo las piernas de una colegiala.

    A lo que no has hecho referencia es a las tremebundas escenas de destruccion, que para algo algo es un kaiju eiga. Este Gojira es un Angel y van a tener que usar Evas para cargarselo. Ojo a la segunda parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27/01/2017 por en Cine y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de email para recibir una notificación cada vez que se publique una entrada nueva.

A %d blogueros les gusta esto: