PLAY NOW

¡Películas! ¡Videojuegos! ¡Más películas! (Análisis y cosas así)

JACKIE

¿Cuál es nuestra verdadera identidad? ¿La que nosotros intuimos, o la que se construye bajo la mirada de los demás? ¿Qué sucede cuando esa mirada está amplificada en grado sumo? ¿Es posible que la percepción que los demás tienen de nosotros acabe por aplastar esa identidad personal, privada? Rechazando desde el primer momento cualquier atisbo de aproximación convencional al biopic, el director Pablo Larraín, el guionista Noah Oppenheimer y la actriz Natalie Portman unen fuerzas para explorar estas preguntas (y otras tantas más) en Jackie, trabajando con la figura de Jaqueline Kennedy en los días posteriores al asesinato de su marido, el presidente John F. Kennedy, en 1963.

jackie-5

Pero, para llegar a las ideas, primero debemos comprender las emociones, la primera capa narrativa de Jackie, la que nos habla de la perdida. Colocando a Portman en el centro de la composición, jugando con el primer plano de frontalidad extrema, Larraín nos introduce en el torbellino emocional que supone esa pérdida: el shock, la confusión, la ira, la tristeza, el desgarro… En medio de una estructura confusa, llena de saltos en el tiempo y de elipsis muy marcadas, puntuada por una música con tanta presencia que acaba por convertirse en un personaje, ese torbellino acaba por convertirse en un baile macabro de emociones, casi irreal, en una película que es tanto un recuerdo como una pesadilla.

El propio Larraín debía saber que, con un planteamiento así, la película se podía caer a pedazos si la actriz principal no estaba a la altura. Tanto es así que condicionó el acometer el proyecto a que Natalie Portman se uniese. Esta decisión está plenamente recompensada. Es ella la que aguanta planos cortos, uno tras otro, sin dudar, mostrando un rango de emociones inmenso sin por ello salirse del personaje tan férreamente construido sobre el papel (el guion es otro aspecto que cabe destacar, es tan bueno que resulta invisible). Es en esta capacidad para saltar de la dignidad al patetismo, de la confusión a la iluminación, donde el trabajo de Portman alcanza cimas cercanas a las de, por ejemplo, Katherine Hepburn en Largo viaje hacia la noche (Sidney Lumet, 1962).

jackie-3

Y así llegamos a las preguntas con las que empezamos, la segunda capa narrativa de la película. Estructurada alrededor de tres conversaciones (un tour televisivo por la Casa Blanca, anterior al magnicidio, una charla privada con un sacerdote y la entrevista que concedió poco después de la muerte de su marido), aquí lo que interesa es la relación de los primeros planos con los planos generales y de conjunto, la relación de un rostro cubierto de lágrimas y sangre con la imagen de una figura femenina al frente de una multitudinaria comitiva fúnebre. Se trata, en fin, de confrontar la imagen pública con la privada, la realidad con la leyenda, tratando de buscar un punto de referencia. La constante alusión a Camelot no es gratuita; el mundo que se desmorona alrededor de Jackie (del que ella misma no está segura de haber formado parte) es un mundo de ideales; de fantasías, quizá. Ella misma comprende que su relación con John F. Kennedy, la verdad de su matrimonio, es irrelevante. Ante la tragedia, lo único que puede sobrevivir es el mito, y, como se dice al principio de la película, este no requiere de la verdad, lo que necesita es una historia creíble.  Al final, para que ella y su marido sobrevivan al paso del tiempo, Jackie acaba por aceptar esa pérdida de identidad personal, convirtiéndose en la reina del Chanel rosa manchado de sangre, en la Ginebra encargada de preservar el legado de su marido, el rey Arturo de ese Camelot que nunca fue pero que, quien sabe, podría haber sido.

Pablo López


JACKIE (E.E.U.U. 2016)

Dirección: Pablo Larraín/ Guion: Noah Oppenheim/ Montaje: Sebastián Sepúlveda/ Fotografía: Stéphane Fontaine/ Diseño de producción: Jean Rabasse/ Música: Mica Levi/ Producción: Darren Aronofsky, Pascal Caucheteux, Scott Franklin, Ari Handel, Juan de Dios Larraín y Micky Lidell/ Reparto: Natalie Portman, Peter Sasgaard, Greta Gerwig, John Hurt, Billy Crudup…

También podéis encontrar este texto en Planeta Claqueta.

Anuncios

3 comentarios el “JACKIE

  1. RLP
    22/03/2017

    Parece que a Elvira Lindo no le gustó mucho (a juzgar por su artículo en el País…)

    • elarchaeon
      23/03/2017

      Sí, he leído su texto, se ha quedado mucho en el personaje y no ha hecho el esfuerzo de ir más allá. Estoy de acuerdo con ella en que el personaje real no tiene gran interés, por eso esta película es tan notable: saca oro de donde, en teoría, no lo hay.

  2. Julia
    23/03/2017

    Me la apunto para verla. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12/02/2017 por en Cine y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de email para recibir una notificación cada vez que se publique una entrada nueva.

A %d blogueros les gusta esto: